• reiki
  • Female Facial massage in spa.

Reiki

Es un método de relajación y bienestar que produce una profunda sensación de descanso. Ayuda a encontrar el equilibrio, liberar el estrés y recuperar la energía. Las terapias alternativas cada vez tienen más espacio. Una de ellas, el reiki, está dentro de las disciplinas que llegaron de Japón para quedarse en la Argentina. “Reiki es un sistema de crecimiento espiritual y sanación natural creado por Mikau Usui a comienzos del siglo XX”, explica el director de la Sociedad Argentina de Reiki, Ricardo Siracusa. La palabra Reiki significa “energía vital universal”, y las sílabas Rei (universal) y Ki (espíritu, energía o fuerza vital) usadas juntas pueden significar iluminación. “El Reiki no es sólo el tratamiento energético, sino una manera de pensar, considerando que nuestro pensamiento es poderoso y que lo importante es que generemos afirmaciones positivas. Los pensamientos negativos nos enferman; los positivos nos dan otra calidad de vida”, señala Siracusa. Debe ser usado como terapia complementaria, ya que no sustituye sino que complementa los efectos de la medicina alopática y disminuye efectos secundarios de medicamentos o tratamientos. Pero no es necesario estar enfermo para recibir Reiki. “Reiki es un eficaz aliado para el bienestar general activando la circulación sanguínea y mejorando la eliminación de toxinas generadas por la ingesta de alimentos que contienen conservantes y colorantes”, explica la maestra de Reiki Michiko Arakaki, directora del Instituto Seiki Do. Uno de los problemas que se atenúan con esta terapia es el estrés. El tratamiento consiste en canalizar la energía hacia un lugar específico donde existe un proble-ma, y al cuerpo entero. El paciente se acuesta en una camilla y el practicante pone sus manos sobre el lugar afectado, si lo hubiera, o en la cabeza, si es un tratamiento para todo el cuerpo. Las manos del reikista van tocando los “chakras” o centros energéticos principales, donde el paciente podrá sentir calor o frío. Muchas personas notan un calor o un cosquilleo en la corona de la cabeza, porque la energía entra por el “chakra” corona, el centro energético que nos conecta con la energía universal. “Dura un poco más de media hora y lo ideal es poder recibir cinco sesiones a lo largo de 21 días”, afirma Claudio Márquez, miembro fundador de la Asociación Argentina de Reiki. En Estados Unidos, este método está dentro del sistema hospitalario. “Tiene mucha aceptación y por eso es el elegido cuando se necesita no invadir a la persona. Ya que es una eficaz manera de aliviar el estrés de sanos y enfermos”, agrega Márquez. Una sesión cuesta alrededor de 120 pesos y un curso, cuyos conocimientos luego se pueden usar con uno mismo, arranca en los 450 pesos. A diferencia de otros métodos de sanación espiritual, en el Reiki no se involucra la energía del sanador. Es un sistema sencillo al alcance de todos. Sólo hay que tener deseos de ayudar a los demás y de ayudarse